viernes, 27 de febrero de 2009

Cosas, para tí, prohibidas.

.
Algunas penas menores
.
.
Algunas penas menores
que puedan mortificar tu alma,
sería fácil matarlas
con helados y bombones.
.
Sin embargo no es posible
cometer tal osadía,
pues tu físico no admite
cosas, para tí, prohibidas.
.
-Jorge Horacio Richino-
.
Reflexión del autor sobre este sencillo poema: "Muy básico, pero muy cierto (y si se quiere, hasta doloroso)".
.

No hay comentarios: